Saltear al contenido principal
Llamanos 96 344 43 59 Solicita una Demo
España, Un País Con Un Gran Número De Autónomos

España, un país con un gran número de autónomos

Con todo el tema de la pandemia del COVID-19, muchos pequeños emprendedores están temerosos de lo que pueda pasar con sus negocios o bien no han dado el salto todavía al mundo empresarial debido a las circunstancias de incertidumbre que rodean a la economía mundial actualmente.

Con este panorama, una de las preguntas que más se hace la gente es cuántos autónomos representan el total de los trabajadores en nuestro país. Para responder a esta pregunta lo mejor es observar los datos oficiales: Según el resumen de resultados publicado por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social del cuarto trimestre de 2019, había casi 3,300 millones de afiliados a la Seguridad Social y casi 2 millones de autónomos considerados personas físicas.

Estos más de 3 millones de autónomos suponen más del 16% de la población activa, lo que pone de manifiesto la gran importancia de los pequeños negocios en nuestro país. Si lo comparamos con algunos otros países europeos, según los datos de OIT, el porcentaje se encuentra en la media. En Italia los autónomos suponen un 21,15%, mientras que en Grecia un 33,99%. Sin embargo, otros países como Alemania (10,17%) o Francia (11,61%) tienen un porcentaje mucho menor.

 

Motivos para la esperanza de las empresas antes del COVID-19

Desgraciadamente, con todo el tema de la pandemia, muchas empresas van a cambiar su visión de negocio y muchas otras tendrán que cerrar porque no pueden mantenerse. Sin embargo, antes de esta desgracia, los negocios parecían consolidarse cada vez mejor en España.

Según la Asociación de Trabajadores Autónomos, en 2019 el 66,1% de los negocios tenían más de tres años de antigüedad y un 54,5% se había mantenido más de 5 años al frente. Por otro lado, tan solo un 16,3% tenía un año de antigüedad como trabajador por cuenta propia, lo que suponía un dato menor del de otros años.

Ahora, como es lógico, la cosa ha cambiado y los datos para los próximos años seguramente sean mucho peores. Habrá que ver cómo evoluciona el virus para poder determinar las consecuencias económicas.

Volver arriba